Calor radiante frente a calor por convección

Energy-comServiceCalor radiante frente a calor por convección

Calor radiante frente a calor por convección

Thermodynamik und Quantenmechanik

konvektionswaerme

Die Strahlungs- und Konvektionsheizverfahren beruhen auf zwei vollkommen unterschiedlichen physikalischen Vorgängen. Eine Konvektionsheizung erwärmt alleinig die Luft des zu heizenden Raumes, wohingegen eine Strahlungsheizung die Außenwand und die sich in einem Raum befindlichen Gegenstände aufwärmt. Beim Konvektionsheizen kommt also die Wirkungsweise der Thermodynamik zum Einsatz. Im Gegensatz hierzu tritt bei der Strahlungswärme die Theorie der Quantenmechanik in Kraft. Die Wärmestrahlung bringt ein sehr viel angenehmeres Raumklima mit sich als es bei der Konvektionsheizung der Fall ist. Die Strahlungsheizung entwickelt keine Luftzirkulation und die Raumluft wird als weniger trocken empfunden. Zudem kann durch die Strahlungswärme keine Schimmelpilzbildung mehr entstehen, da sich nur beim Abkühlen von Luft ein Kondensat bildet. Aus diesem Grund ist dieses Heizsystem für Allergiker überaus geeignet.

Von der Sonne profitieren

Die Strahlungsheizung arbeitet wie die Sonnenstrahlen

strahlungswaerme

Die Methode der Strahlungswärme kennen wir aus dem Alltag dank der Sonneneinstrahlung, die die Gegenstände, auf die sie auftrifft erwärmt. Im eigenen Heim können wir nun von dieser Methode profitieren und kontinuierlich wohlige Temperaturen mittels einer Strahlungsheizung erzeugen. Auch hier werden lediglich feste und flüssige Objekte aufgeheizt, welche die Wärme an den Raum abgeben. Die Luft jedoch ist diatherm, also für die entstehenden Wärmestrahlen durchlässig. So kann die Temperatur der Raumluft kühler gehalten werden, was als sehr viel wohltuender empfunden wird als bei der Verwendung einer Konvektionsheizung. Die bei der Strahlungswärme genutzten Infrarotstrahlen sind elektromagnetische Wellen. Ihre bei der Strahlungsheizung verwendete Wellenlänge befindet sich in einem Bereich von 2 bis 50 μm, welcher vollkommen ungefährlich ist.

Baja tasa de renovación de aire

Ahorro de energía gracias a la calefacción radiante

La utilización de una calefacción radiante eficiente permite ahorrar energía de diversas maneras. Teniendo en cuenta que no solo se calienta el aire, sino también los objetos de la estancia, la renovación de aire necesaria por higiene solo consume un mínimo de energía. Por el contrario, la calefacción por convección tiene que volver a calentar todo el aire de la estancia para alcanzar la temperatura deseada. En este caso, el aire en movimiento es considerable, lo que provoca un desplazamiento constante del aire. Este se deposita en las mucosas, lo que resulta particularmente perjudicial para personas con alergias y asma, motivo por el que no es recomendable utilizar una calefacción por convección. La baja tasa de renovación de aire del calor radiante no solo resulta favorable para personas con alergias, sino que además supone un ahorro de energía. La calefacción por convección habitual necesita que haya una diferencia de temperatura entre el aire de la estancia y el radiador para calentar el aire. Por el contrario, una calefacción radiante se basa en la ley de Stefan-Boltzmann y es proporcional a la cuarta potencia de su temperatura absoluta.

Calor radiante frente a calor por convección: diferencias

Mientras que los radiadores convencionales, también llamados convectores, emiten una parte de la energía térmica transportada por el agua al aire ambiental para aumentar la temperatura de la estancia, los zócalos radiantes Energy-com utilizan el calor radiante. Calientan las paredes y los objetos de la estancia y, desde allí, todo el calor se emite en forma de calor radiante a la totalidad del espacio interior, por donde se distribuye de manera uniforme. Por lo tanto, el sistema de calefacción radiante y el sistema de calefacción por convección se basan en dos procesos físicos completamente diferentes. El calor por convección funciona según el principio de la termodinámica, mientras que el calor radiante sigue el principio de la mecánica cuántica.

Strahlungsheizungen bieten viele Vorteile

Nuestros zócalos radiantes funcionan como otras calefacciones radiantes y pueden compararse con el calor irradiado por el sol, que calienta los objetos en los que inciden sus rayos. Las baterías de calefacción de nuestros zócalos radiantes se calientan mediante electricidad o agua, según el modelo, y generan un ambiente mucho más agradable que el que pueda ofrecer el calor por convección. El calor radiante generado por la calefacción por zócalo radiante no provoca la circulación del aire y genera un ambiente que se aprecia menos seco. Tampoco genera condensación, minimizando así el riesgo de moho, y evita que las paredes se enfríen. ¡Para personas con alergias y asma, no hay mejor elección que un sistema de calefacción basado en el principio del calor radiante!

Strahlungswärme hilft bei der Energieeinsparung

A diferencia del calor por convección, el calor radiante ofrece además la ventaja de garantizar una distribución del calor uniforme, por lo que evita que se formen zonas frías, cosa que sí sucede con los radiadores convencionales. La utilización de una calefacción radiante permite ahorrar energía de diversas maneras. Dado que no solo calienta el aire, sino también las paredes y los objetos de la estancia, al renovar el aire no es necesario consumir energía para volver a calentar el aire fresco. Por el contrario, la calefacción por convección tiene que volver a calentar todo el aire de la estancia para recuperar la temperatura deseada. En este caso, se produce un desplazamiento considerable del aire, lo que provoca remolinos de polvo. La baja tasa de renovación de aire del calor radiante supone, además, un ahorro de energía.